Mantenga su cerebro saludable

Deje de fumar para un cerebro saludable

Fumar incrementa su riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer y de demencia.1 Dejar de fumar puede mejorar su salud en general y reduce el riesgo de declive cognitivo. Hay muchos recursos, recomendaciones, tratamientos y grupos que le pueden ayudar a dejar de fumar. Nunca es tarde para dejarlo y para disminuir su riesgo de Alzheimer.

Usted puede tomar acción

Pruebe estas estrategias y recomendaciones que pueden ayudarle a usted o a un ser querido a dejar de fumar

Entienda la relación entre fumar y el Alzheimer.

Fumar daña el cerebro, los pulmones, el corazón, la visión y mucho más. Aumenta sus probabilidades de padecer la enfermedad de Alzheimer. Pero nunca es demasiado tarde para dejar de fumar. Incluso si deja de fumar más tarde en su vida, todavía puede ayudar a reducir su riesgo de Alzheimer1.

Haga una promesa y un plan para dejar de fumar.

Dejar de fumar es difícil, pero usted puede hacerlo. Más de la mitad de los estadounidenses que fumaban han dejado de fumar.2 Hacer una promesa de dejar de fumar puede ayudarlo a comenzar. Luego, haga un plan para lograr su objetivo. Dígale a la gente que va a dejar de fumar. Esto puede ayudarlo a cumplir con su plan y obtener el apoyo de otros.3

Elimine las cosas o situaciones que le hacen tener ganas de fumar.

Tire los cigarrillos, encendedores, cerillos y otros artículos que asocie con fumar. Evite los lugares donde la gente fuma o donde suele comprar cigarrillos.

Cuando tenga ganas de fumar enfóquese en otra cosa.

Salga a tomar aire fresco o salga a caminar. Enfóquese en las imágenes y los sonidos a su alrededor. Llame o envíe un mensaje de texto a un amigo o familiar. Piensa en algo interesante o divertido. Este tipo de actividades pueden ayudarlo a detener el impulso.

Considere parches de nicotina, chicles u otros tratamientos.

Los parches, los chicles o las pastillas de nicotina pueden ayudarlo a dejar de fumar. También puede hablar con su médico acerca de obtener una receta para tratamientos de reemplazo de nicotina.

Siga Intentando.

Si ya intento dejar de fumar, no se rinda. Para muchas personas, se necesitan varios intentos para dejar de fumar. Lo importante es seguir intentando.

Ayude a otra persona a dejar de fumar.

¿Quiere ayudar a un ser querido o a un amigo a dejar de fumar? A lo mejor sienten que dejar de fumar es imposible. Puede ayudarlos iniciando la conversación y sugiriéndoles que intenten encontrar recursos que les ayuden a dejar de fumar. Niño

Busque ayuda.

El CDC ofrece recomendaciones y recursos para ayudar a las personas que quieren dejar de fumar. Para obtener asesoramiento gratuito para dejar de fumar, un plan para dejar de fumar, materiales educativos y referencias a recursos locales, puede visitar el sitio de internet de los CDC, llame al 1-800-QUIT-NOW (1-800-784-8669), o visite smokefree.gov.4

Entienda la relación entre fumar y el Alzheimer.

Fumar daña el cerebro, los pulmones, el corazón, la visión y mucho más. Aumenta sus probabilidades de padecer la enfermedad de Alzheimer. Pero nunca es demasiado tarde para dejar de fumar. Incluso si deja de fumar más tarde en su vida, todavía puede ayudar a reducir su riesgo de Alzheimer1.

Haga una promesa y un plan para dejar de fumar.

Dejar de fumar es difícil, pero usted puede hacerlo. Más de la mitad de los estadounidenses que fumaban han dejado de fumar.2 Hacer una promesa de dejar de fumar puede ayudarlo a comenzar. Luego, haga un plan para lograr su objetivo. Dígale a la gente que va a dejar de fumar. Esto puede ayudarlo a cumplir con su plan y obtener el apoyo de otros.3

Elimine las cosas o situaciones que le hacen tener ganas de fumar.

Tire los cigarrillos, encendedores, cerillos y otros artículos que asocie con fumar. Evite los lugares donde la gente fuma o donde suele comprar cigarrillos.

Cuando tenga ganas de fumar enfóquese en otra cosa.

Salga a tomar aire fresco o salga a caminar. Enfóquese en las imágenes y los sonidos a su alrededor. Llame o envíe un mensaje de texto a un amigo o familiar. Piensa en algo interesante o divertido. Este tipo de actividades pueden ayudarlo a detener el impulso.

Considere parches de nicotina, chicles u otros tratamientos.

Los parches, los chicles o las pastillas de nicotina pueden ayudarlo a dejar de fumar. También puede hablar con su médico acerca de obtener una receta para tratamientos de reemplazo de nicotina.

Siga Intentando.

Si ya intento dejar de fumar, no se rinda. Para muchas personas, se necesitan varios intentos para dejar de fumar. Lo importante es seguir intentando.

Ayude a otra persona a dejar de fumar.

¿Quiere ayudar a un ser querido o a un amigo a dejar de fumar? A lo mejor sienten que dejar de fumar es imposible. Puede ayudarlos iniciando la conversación y sugiriéndoles que intenten encontrar recursos que les ayuden a dejar de fumar. Niño

Busque ayuda.

El CDC ofrece recomendaciones y recursos para ayudar a las personas que quieren dejar de fumar. Para obtener asesoramiento gratuito para dejar de fumar, un plan para dejar de fumar, materiales educativos y referencias a recursos locales, puede visitar el sitio de internet de los CDC, llame al 1-800-QUIT-NOW (1-800-784-8669), o visite smokefree.gov.4