Prueba, detección y diagnóstico de Alzheimer

Los pasos hacia el diagnóstico

Una vez que ha notado cambios en su memoria o en la de su ser querido, comprender y diagnosticar la causa es una parte muy importante de ralentizar la progresión y mantener la salud del cerebro. Si a usted o a un ser querido se le diagnostica deterioro cognitivo leve (Mild Cognitive Impairment, MCI), Alzheimer u otra forma de demencia, el diagnóstico precoz puede ser útil para asegurarse de obtener todo el apoyo, los recursos y el tiempo de planificación necesarios.

Puede adoptar medidas

A menudo pueden ser necesarias varias visitas al médico y pruebas para encontrar la causa de los cambios en la memoria. Esto hace que sea importante tener paciencia y seguir intentándolo. Puede esperar varios pasos en el proceso: 1, 2, 3

Inicie la conversación con su médico.

Si ha notado cambios en la memoria que afectan sus actividades cotidianas, pida una cita para comentarlos con su médico de atención primaria. Si ha notado estos cambios en la memoria de un ser querido, puede animarlo a hablar sobre el tema con su médico. O bien, puede ofrecerse a acompañarlo al médico y describir lo que ha notado.

Pruebas cognitivas completas.

Una vez que haya descrito estos cambios en la memoria, su médico puede realizarle una o más pruebas en su consultorio para comprobar la salud de su cerebro. Estas pruebas cognitivas a menudo incluyen una serie de preguntas o actividades para comprobar su atención, concentración, capacidad de resolución de problemas o de hacer cuentas, o su lenguaje.

Análisis de sangre u orina.

Su médico también puede solicitar análisis de sangre y orina. Estos análisis no pueden decir si una persona tiene Alzheimer, pero pueden ayudar a identificar otras afecciones que podrían estar causando el problema.

Seguimiento con especialistas.

Su médico de cabecera puede remitirlo a un médico especializado en memoria, deterioro cognitivo o adultos de edad avanzada. A veces, es posible que tenga que esperar más tiempo o viajar a un lugar más lejano para acudir a una cita con estos especialistas, pero es importante continuar. Los especialistas son expertos capacitados en esta área y a menudo pueden ser capaces de notar o diagnosticar cosas que no serían evidentes para su médico de cabecera. Puede necesitar varias derivaciones antes de obtener una respuesta, pero es importante ver más allá de este proceso.

Realizar pruebas de RM, TEP o LCR.

Eventualmente, un médico puede recomendarle realizar una prueba médica más avanzada, como una tomografía computarizada (TC), una resonancia magnética (RM), una tomografía por emisión de positrones (TEP) o una prueba de líquido cefalorraquídeo (LCR). Estas pruebas son seguras, mínimamente invasivas y podrían desempeñar un papel importante al alcanzar un diagnóstico.

Recibir su diagnóstico.

Después de completar algunos o todos los pasos enumerados anteriormente, su médico o médicos podrían diagnosticar la causa de sus problemas de salud cerebral o los de su ser querido. Si el diagnóstico es la enfermedad de Alzheimer u otra forma de demencia, es importante conocerlo pronto para que usted y sus seres queridos puedan planificar y empezar a conseguir el apoyo, la ayuda y la atención adecuados.

Inicie la conversación con su médico.

Si ha notado cambios en la memoria que afectan sus actividades cotidianas, pida una cita para comentarlos con su médico de atención primaria. Si ha notado estos cambios en la memoria de un ser querido, puede animarlo a hablar sobre el tema con su médico. O bien, puede ofrecerse a acompañarlo al médico y describir lo que ha notado.

Pruebas cognitivas completas.

Una vez que haya descrito estos cambios en la memoria, su médico puede realizarle una o más pruebas en su consultorio para comprobar la salud de su cerebro. Estas pruebas cognitivas a menudo incluyen una serie de preguntas o actividades para comprobar su atención, concentración, capacidad de resolución de problemas o de hacer cuentas, o su lenguaje.

Análisis de sangre u orina.

Su médico también puede solicitar análisis de sangre y orina. Estos análisis no pueden decir si una persona tiene Alzheimer, pero pueden ayudar a identificar otras afecciones que podrían estar causando el problema.

Seguimiento con especialistas.

Su médico de cabecera puede remitirlo a un médico especializado en memoria, deterioro cognitivo o adultos de edad avanzada. A veces, es posible que tenga que esperar más tiempo o viajar a un lugar más lejano para acudir a una cita con estos especialistas, pero es importante continuar. Los especialistas son expertos capacitados en esta área y a menudo pueden ser capaces de notar o diagnosticar cosas que no serían evidentes para su médico de cabecera. Puede necesitar varias derivaciones antes de obtener una respuesta, pero es importante ver más allá de este proceso.

Realizar pruebas de RM, TEP o LCR.

Eventualmente, un médico puede recomendarle realizar una prueba médica más avanzada, como una tomografía computarizada (TC), una resonancia magnética (RM), una tomografía por emisión de positrones (TEP) o una prueba de líquido cefalorraquídeo (LCR). Estas pruebas son seguras, mínimamente invasivas y podrían desempeñar un papel importante al alcanzar un diagnóstico.

Recibir su diagnóstico.

Después de completar algunos o todos los pasos enumerados anteriormente, su médico o médicos podrían diagnosticar la causa de sus problemas de salud cerebral o los de su ser querido. Si el diagnóstico es la enfermedad de Alzheimer u otra forma de demencia, es importante conocerlo pronto para que usted y sus seres queridos puedan planificar y empezar a conseguir el apoyo, la ayuda y la atención adecuados.